El Labrador Retriever: corazón de oro

No es una casualidad que se trate de uno de los perros más populares año tras año en todo el mundo. Un físico armónico, una mirada dulce e inteligente y un temperamento lleno de encanto, son las cartas de presentación de esta maravillosa raza. Versátil como pocos, excelente perro de familia, deportista incansable, perro de rescate, de guía para invidentes, cobrador en la caza… Conozcamos todo sobre el Labrador Retriever.

1. Pasión por el agua
Considerada como una raza de origen inglés, existen diferentes teorías sobre el inicio real de la raza. Una de las más aceptadas es la que data los ancestros del Labrador en el siglo XIX, en la isla de Terranova (actual Canadá). Estos perros ayudaban a los pescadores, pues estaban adiestrados para saltar a las gélidas aguas cuando el barco se acercaba al puerto y recoger con su boca los cabos de las redes llenas de peces, remolcándolas así hasta tierra firme.

Parece ser que algunos de estos ejemplares fueron trasladados hasta el Reino Unido, donde pasaron a trabajar con los cazadores (cruzándoles con razas de caza inglesas del tipo Setters o Pointers). Aquellos primigenios “perros de Terranova” poseían dos tamaños diferentes: unos eran conocidos como Terranova (los ancestros del actual y gigante Terranova) y los otros, de menor envergadura y pelaje corto, como perro de Saint John (por su localización geográfica). Estos perros más pequeños son los ancestros de la raza Labrador Retriever.

labrador retriever

2. Fuerte y activo
El Labrador Retriever es un perro de tamaño medio-grande, de unos 54 a 57 centímetros a la cruz y de 30 a 35 kg de peso de media. Es un perro fuerte pero de aspecto elegante, de movimiento grácil y alegre.

Pero sin duda la gran razón de su inmensa popularidad es su increíble carácter. El Labrador es sociable, dócil, “extrovertido y afectuoso” (¡les encanta saludar a todo el mundo!), equilibrado, afable, inteligente y fácil de educar.

Por eso además de ser un excelente compañero para toda la familia, el Labrador es un gran colaborador del hombre en numerosas facetas: perro guía por excelencia pero también un entusiasta participante en deportes caninos, un magnífico perro policía en labores de búsqueda de estupefacientes, un eficaz auxiliar en trabajos de rescate y un excepcional perro de terapia asistida y de servicio. Su inteligencia y facilidad para el aprendizaje así como su vocación de ayudar a su propietario o guía le hacen ser una de las razas más versátiles que existen.

 3¿Por qué son tan glotones?
Todos los que tengáis un Labrador en casa sabréis ya que tienen un apetito casi insaciable, siempre quieren comer y lo hacen rápidamente, con ansia.

Habría que pensar en el origen de todas las razas modernas de perros que conocemos hoy, ya que esto podría ayudarnos a entender no solo su morfología sino también algunos rasgos y características peculiares de cada una.

Pensemos en ese océano de aguas casi congeladas y esos primeros Labradores que se lanzaban a él para remolcar una carga tan pesada como las redes repletas de pescado, y nadando con esfuerzo llevarlas hasta la orilla ¡qué cantidad de calorías consumirían en esa tarea! Ahí podría encontrarse una de las explicaciones plausibles al apetito legendario de esta raza. Por eso, es tan importante proporcionarle mucho ejercicio al Labrador, ya es una raza activa y con una notable propensión al sobrepeso y a la obesidad.

Recientemente se ha publicado un estudio sobre el gen de la obesidad canina (Universidad de Cambridge), en el que se ha identificado el primer gen relacionado con la obesidad canina, descubriéndose en el Labrador variantes de la secuencia de ADN, relacionadas con un mayor apetito.
http://bit.ly/23p9C57

 3. Tres colores y un pelo singular
El Labrador se presenta en tres colores: amarillo (que puede ser desde un crema pálido hasta un rojo “zorro”), negro (que debe intenso y brillante) y chocolate (también llamado color “hígado”).

El pelo es una característica distintiva de la raza: debe ser corto y denso sin ondulaciones o flecos y al tacto debe dar la sensación de ser bastante duro. Tiene una capa de subpelo resistente al agua, que lo aísla de la humedad, y que debe a sus orígenes como perro “acuático”. Aunque hablamos de una raza de pelo corto y mantenimiento sencillo, es aconsejable cepillarle regularmente ya que en sus períodos de muda suelta bastante pelo.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *