El Border Collie, un trabajador incansable

El Border Collie es una raza de origen anglo-escocés. Su nombre se refiere a su origen, pues fue desarrollado en la frontera –border en inglés– entre Escocia e Inglaterra para llevar a cabo labores de pastoreo y control de ovejas. Es bien conocido por su energía ilimitada, resistencia y capacidad para trabajar, lo cual hace de él un perro excelente para la práctica deportiva y de trabajo, destacando también en obediencia.
Su carácter es muy extrovertido y siempre está alerta, pero también posee una personalidad arrolladora, enérgica, trabajadora e inteligente. Es un perro para un propietario tan activo como él. El Border Collie siempre está atento a nuestra expresión facial y capta de inmediato nuestro estado de ánimo, por ello aprende con mucha facilidad, y destaca especialmente por su habilidad para comprender palabras y su significado.
Chaser, una famosa Border Collie, es capaz de distinguir el significado exacto de más de mil palabras diferentes, cuando un perro normal suele tener su límite entre las 150 y 170. La mayoría de los perros capaces de reconocer más de 200 o 300 palabras son de esta raza.
Con el entrenamiento adecuado, el Border Collie destaca en cualquier actividad física o de obediencia, incluyendo pastoreo, agility o flyball. Su inteligencia y su naturaleza dócil lo hacen fácil de entrenar. El Border Collie es también conocido por ser muy sensible a las señales u órdenes de su entrenador, interpretando hasta su más mínimo gesto.
Clasificada por la FCI en el Grupo 1: perros de pastor y perros boyeros (exceptuando perros boyeros suizos), sección 1, perros de pastor, es una raza bien proporcionada y resistente, de cuerpo más alargado que su altura a la cruz, hocico y cráneo de la misma proporción, atléticos, fuertes y ágiles. Los machos llegan a una alzada de 48-56 cm y pesan entre 13 y 20 kg. Las hembras miden entre 46 y 53 cm de altura, situándose su peso en un rango que va de los 12 a los 19 kg.
Su trufa generalmente es de color negro, excepto en los ejemplares de color marrón, en los que puede ser marrón también, y apizarrada en los perros de capa azul. Los ojos, bien separados y de expresión despierta, son de color marrón, excepto en aquellos perros de color “merle”, en los que uno o ambos ojos, o parte de un o parte de los dos, pueden ser azules.
Las orejas, de tamaño mediano, y bien separadas, son llevadas erectas o semi-erectas, adoptando rápidamente la posición de alerta y atención.
Respecto a su manto, son admitidas variedades de colores, pero sin que prevalezca el color blanco. Existen dos modalidades en cuanto a la longitud del pelo, pues puede ser moderadamente largo o corto. La capa externa es densa en ambos casos, siendo de textura media, mientras que la interna es más suave. Si el pelo es largo, se forman flecos y cola de cepillo. Estos flecos deben ser más cortos y lisos en la zona de la cara, orejas, miembros anteriores y miembros posteriores.
Como es una raza que se ha seleccionado sobre todo por su aptitud para el trabajo, su morfología y coloración varía bastante entre unos ejemplares y otros y su standard es muy abierto. La ventaja de esto es que se trata de una raza bastante rústica y resistente.
Si quieres saberlo todo sobre esta apasionante raza, puedes consultar su estándar en la página web de la FCI pinchando en el siguiente enlace:
http://www.fci.be/Nomenclature/Standards/297g01-es.pdf

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *