Cómo viajar con mi perro en el coche

Nos vamos de viaje y nos queremos llevar con nosotros a nuestro perro. En ese momento nos surgen algunas dudas, ¿cómo tengo que llevar a mi perro?, ¿cuáles son las formas seguras de viajar para él y para mí? Con esta entrada queremos ayudarte a despejar tus dudas.

Llevar al perro suelto en el vehículo puede aumentar el riesgo de sufrir un accidente. Nos va a distraer, puede interferir en la conducción, si por ejemplo se mueve o se nos sube encima, y puede provocar daños en el caso de un frenazo o una colisión, además del evidente riesgo para él mismo.

La ley de Tráfico vigente al respecto nos indica lo siguiente:

“El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos”

En resumen, si el perro no interfiere con la conducción y no hay riesgo de que esto suceda, no estaremos infringiendo la ley ni sufriendo ningún potencial peligro por el hecho de llevar a nuestra mascota en el coche.

Lo que si debemos es usar sistemas de seguridad o contención para nuestro perro. Es conveniente que los más grandes viajen en el maletero, pero siempre separados por una red o rejilla rígida que impida que accedan al habitáculo del coche, si van sueltos, o en el interior de un transportín adaptado a su tamaño. Tendremos en cuenta, en caso de colocar una rejilla,  la estabilidad de los respaldos de los asientos y del montaje de la misma, y serán una mejor opción aquellas que van desde el techo del coche al suelo del maletero y que cumplen las normas DIN 75410-2.

El transportín es el método más seguro para perros de tamaño grande. Lo colocaremos lo más cerca posible del respaldo si va en el maletero y si es posible en dirección transversal a la marcha. Para perros de pequeño tamaño o gatos, también el transportín es el mejor medio de viaje para ellos, pero colocado en el suelo del coche y tras los asientos delanteros.

Es posible también que viajen en el asiento de atrás, pero sujetos por un arnés especial, de doble anclaje y corto recorrido, sujeto a los cinturones. No es recomendable un sistema de sujeción que se enganche al collar del perro.

Además de estos modos de transportarlos en nuestro coche, estos consejos harán su viaje más llevadero:

-Acostumbrarlo paulatinamente al coche comenzando con trayectos cortos

-Procurar conducir suavemente y sin música alta que pueda poner nervioso al perro

-No darle de comer justo antes del viaje, pues puede marearse y vomitar

-Llevar agua y hacer paradas frecuentes para que pueda beber, hacer sus necesidades y moverse.

De esta manera y, siguiendo estos consejos, disfrutaremos de viajes seguros y tranquilos.

 

 

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *