Cómo llevar a nuestro perro al veterinario: 3 pasos a seguir

En muchas ocasiones, llevarle al veterinario se convierte en todo un espectáculo. Salir de casa cuando “nos lee el pensamiento”, hacer una entrada “triunfal” en la clínica, tirones de la correa, ladridos a otros perros, temblores y nervios, querer fugarse, etc. seguro que nos suena familiar. Os proponemos tres consejos para que la visita del perro al veterinario no suponga una situación estresante para él y para nosotros. ¡Se puede conseguir y es muy fácil!

1. Tengamos un plan
Debemos pensar y planificar todos los aspectos de nuestra visita al veterinario. Ello disminuirá los niveles de estrés. Programaremos con cuidado la hora de la cita. Si nuestro perro es de los que se pone nervioso y resulta difícil de manejar en presencia de otros perros, programaremos nuestra visita a primera hora de la mañana o a primera hora de la tarde para evitar esperas y tensiones innecesarias.

Escojamos cómo transportarlo 
Cada perro es un “mundo” y nos corresponde a nosotros elegir el medio de sujeción más seguro para él y para nosotros si lo llevamos en coche. Podemos consultar a nuestro veterinario cuál es la manera más adecuada y cómoda en cuanto al transporte.

Tomemos el tiempo suficiente para el viaje. El estrés, las prisas y la falta de planificación solo conseguirán que nuestro amigo se sienta más estresado y ansioso. Démonos tiempo para llegar a la cita de una manera lo más relajada posible.

Salgamos del coche de una manera pausada. Un pequeño paseo con él antes de entrar en la consulta hará que se relaje.

Situación del aparcamiento: si es posible, escogeremos un lugar tranquilo para estacionar nuestro coche, alejado de lugares transitados o con tráfico denso.

El momento del pago: después de la consulta, seremos dirigidos a un mostrador o a una estancia donde habrá más perros. Es muy práctico seleccionar de antemano el método de pago de la consulta, y hacer una estimación de su importe para tenerlo preparado y poder salir cuanto antes, pues nuestro amigo estará nervioso tras su visita. Si se lleva mal con otros perros, procuraremos evitar encuentros desagradables, asegurándonos de la ausencia de otros animales o, si no es así, advirtiendo a los demás propietarios que mantengan controlados a sus perros.

2. Manejemos a nuestro perro cuidadosamente y con calma durante toda la visita.
Llevemos premios para reforzar su buen comportamiento, y lo recompensaremos también con elogios transmitiéndole calma. Recordemos que, en algunos casos una visita al veterinario puede ser una experiencia estresante y necesitará que su buen comportamiento se vea reforzado.

Usaremos un método de sujeción seguro que mantenga a nuestro perro cerca de nosotros. No es conveniente que utilicemos una correa extensible, pues es más difícil mantener el control en caso de ser necesario. Debemos mantener a nuestro amigo cerca y centrado en nosotros.

3. Condicionemos a nuestro perro positivamente
Nuestro perro responderá mucho mejor a una palabra amable o a un gesto suave que a las órdenes malhumoradas. Tengamos esto en cuenta, ya que nos ayudará notablemente. Consideremos, además que, tras pasar al vestíbulo juntos, nos convertiremos en el único elemento familiar para nuestro perro, por lo cual necesitará sentirse cómodo y seguro.

También se puede llevar su manta o juguete preferidos, un premio especial que le guste mucho y que solo le daremos en la clínica, o incluso que sea nuestro veterinario quien se lo ofrezca. Distraeremos su atención en el momento de la exploración para que no lo asocie a un momento estresante, y una vez terminada le premiaremos.

Es muy importante transmitir a nuestro perro un mensaje de control y calma mediante nuestros gestos y tono de voz.

perro al veterinario

Siguiendo estos sencillos pasos reduciremos el estrés y el nerviosismo típico de las visitas del perro al veterinario, y nuestro amigo comprenderá que, después de todo, ¡no son tan malas!

 

 

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *