¿Cómo conseguir un pelo sano, brillante y bonito?

Se puede decir mucho acerca de la salud de un perro según el estado de su pelo y piel. En un perro sano el pelo ha de ser fuerte y brillante, lo que indica que nuestra mascota está en unas condiciones óptimas. 

El pelo sano es flexible, abundante  y con la textura característica de cada raza.  Debe oler bien, aun cuando no haya sido lavado. Olores rancios, aceitosos  o agrios son señales de que las bacterias u otros microorganismos están descomponiendo los aceites protectores naturales de la piel. Ronchas, alopecias o lesiones, picaduras o puntos calientes pueden indicarnos de la existencia de parásitos o de problemas dermatológicos o metabólicos de base que afecten a la piel.

Una vez descartadas razones patológicas, si su textura es áspera, frágil, o hay pelos rotos, entonces necesitamos entrar en acción.

Para conseguir un pelo sano y bonito debemos tener en cuenta estos cinco puntos:

1º.     La nutrición: es el factor más importante en el crecimiento y mantenimiento de un pelo bonito. Los perros necesitan las proteínas para reponer pérdidas en piel y pelo y también para mantenerlo. Las dietas equilibradas y, sobre todo, con proteínas de alta calidad y digestibles proporcionan una base adecuada para realizar esta función. Es bien sabido que las dietas formuladas a partir de ingredientes de baja calidad se traducen en un pelo áspero y sin brillo.
Elegir productos con una óptima relación en ácidos grasos omega3 / omega6 favorece una piel y un pelo perfectos. Además, estos ácidos grasos esenciales participan en muchos otros procesos orgánicos, pero gracias a ellos se consigue una piel sana y elástica y un pelo brillante, con textura, y flexible, síntomas inequívocos de buena salud.

 

2º.     El cepillado es otra manera de mejorar la salud de la piel y pelo del perro. El cepillado ha de ser regular y con un cepillo de cerdas adaptadas al manto de nuestra mascota, pues cada tipo de capa necesita un cuidado peculiar. Esta rutina ayudará a mantenerlo limpio y brillante. De esta manera se elimina el pelo muerto y se limpia la suciedad que queda en la superficie del perro. Es fundamental cepillar a nuestro perro de forma especial en los periodos de muda.

 

3º.     El baño, no debemos olvidar este momento. Existen diferentes tipos de champú de acuerdo a cada necesidad y tipo de pelaje. El baño debe hacerse con la frecuencia que el animal necesite según su estilo de vida pero, en todo caso, respetando la aconsejada por los expertos. El hacerlo por encima de dicha frecuencia puede suponer una destrucción de la capa grasa protectora de piel y pelo. Ésta es muy importante puesto que tiene como función ser una protección natural ante ciertas enfermedades y estimula la hipersecreción de las glándulas sebáceas, llegando a provocar seborrea y olor fuerte.

 

4º.     El control de parásitos es imprescindible. Un estricto control de parásitos externos asegura una adecuada salud de piel y pelo.
5º.     Acondicionadores. En perros que participan en exposiciones de belleza se usan a menudo tras el baño. Se diseñan específicamente y mejoran la apariencia y el estado del manto. Los distintos tipos de pelo de las diferentes razas pueden requerir acondicionadores especiales para cada tipo.

 

Hay que tener en cuenta que con una dieta de calidad no es necesario suplementar a nuestro perro con un suplemento dietético, ya que estas dietas tienen todos los nutrientes que los perros necesitan.

Como vemos,  en pocos pasos podemos conseguir que nuestro perro luzca un pelo sano, bonito y brillante pelaje.

 

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *