Artrosis canina. ¿Qué es y a qué perros afecta? (II)

En el post anterior hemos hablado de la artrosis y  recomendaciones a seguir para mejorar la calidad de vida de nuestros perros, pero, ¿cuáles son las opciones terapéuticas de las que disponemos hoy en día?

Teniendo en cuenta que, al tratarse de un proceso degenerativo e irreversible, la artrosis es incurable, los tratamientos se basan en reducir el dolor asociado para que se mantenga la funcionalidad de la articulación el mayor tiempo posible y la musculatura asociada no se atrofie de forma significativa, y mantener una biomecánica correcta.

  • Tratamiento farmacológico: para mejorar el dolor y las molestias, y como consecuencia la calidad de vida del perro. En la actualidad se utilizan antiinflamatorios no esteroideos (AINES) como fármaco de elección. También los fármacos antirreumáticos como la glucosamina y el sulfato de condroitina son ampliamente utilizados por su acción protectora sobre el cartílago articular.
  • Fitoterapia: plantas como la cúrcuma, el harpagofito o la boswellia serrata poseen efectos antiinflamatorios y analgésicos que las hacen adecuadas para el tratamiento de la artrosis y sus síntomas.
  • Tratamiento dietético: la artrosis canina responde muy bien a la adición a la dieta de ácidos grasos específicos, como el omega 3, preferiblemente de fuentes que aseguren una elevada biodisponibilidad como el proveniente del krill, o la Palmitoiletanolamida por su acción moduladora de la inflamación y el dolor. Tampoco debemos olvidar la acción beneficiosa de sustancias como la vitamina C o la vitamina E. En la actualidad, existen en el mercado dietas de prescripción veterinaria específicamente formuladas para el control de la inflamación y mantener una correcta función articular.

BannerBlog

  • Acupuntura: su efecto es sobradamente conocido en el tratamiento antiálgico de la artrosis. Un veterinario acupuntor establecerá un diagnóstico, pues en medicina tradicional china la artrosis puede responder a varios factores y encuadrarse en diferentes grupos, y elegirá una combinación de puntos adecuada a cada animal. El resultado es una reducción del dolor, aumento de la movilidad y detención del progreso de la enfermedad.
  • Quiropráctica: mediante la quiropráctica se restablece la correcta movilidad de las articulaciones y la biomecánica general del cuerpo. Se libera a éste de las restricciones que la enfermedad provoca en cuanto a movimiento y conducción del estímulo nervioso. Tiene un efecto directo sobre el dolor y la inflamación. Con ella tratamos no sólo la articulación afectada, sino el resto de las articulaciones que sufrirán sobrecarga o sobreutilización por compensación, restableciendo en la medida de lo posible una biomecánica correcta.
  • Fisioterapia: mediante el uso de terapia manual o agentes externos, como frío, calor, ultrasonidos, electricidad, etc. el veterinario fisioterapeuta instaurará un tratamiento con el objetivo de mejorar la calidad de vida del animal, detener el deterioro producido por la enfermedad y disminuir los niveles de dolor e inflamación.
  • Cirugía: en casos muy avanzados en los que la funcionalidad es nula y el dolor muy limitante, y que no se puedan controlar con tratamiento conservador,  la única solución para mantener una mínima calidad de vida puede ser una intervención quirúrgica  como la colocación de una prótesis.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Boton-Contacto

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *