Ansiedad por separación

Una queja muy común en los propietarios de mascotas es que sus perros muestran un comportamiento destructivo al quedarse solos. Pueden orinar, defecar, romper objetos, vaciar la basura, etc. Lo más probable es que el perro solo necesite ser educado o adiestrado, pero otras veces es un indicador de que sufre angustia por algún motivo.

Cuando, además, observamos conductas como nerviosismo, babeo, inquietud o ansia cuando estamos a punto de salir de casa o nos preparamos para ello, es un indicio de que el perro sufre ansiedad por separación. Ésta se desencadena cuando el perro se separa de la persona o las personas por la que sienten apego.

Algunos perros que  sufren de ansiedad por separación se alteran cuando sus propietarios se preparan para salir. Otros parecen ansiosos o deprimidos. Algunos tratan de impedir que sus dueños se vayan. Por lo general, después de que un perro que sufre este trastorno de comportamiento se queda solo, comienza a ladrar y mostrar otros signos de angustia en un corto período de tiempo. Al regresar a casa se mostrará muy efusivo y parecerá que hace años que no nos ve.

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

  • Orinar y defecar: Algunos perros orinan o defecan cuando se quedan solos o se separan de sus propietarios.
  • Ladridos y aullidos: el tipo de ladrido de un perro que presenta ansiedad por separación es rítmico y persistente y se desencadena cuando se encuentra solo.
  • Morder y destruir objetos: estos perros pueden morder objetos, marcos de puertas, arañar o destruir cosas al no encontrarse en presencia del propietario.
  • Comportamiento de huida: el perro podría tratar de escapar de la zona en la que esté confinado.
  • Estereotipias: algunos perros muestran patrones fijos de movimiento, como caminar en círculo o hacia atrás y hacia adelante en línea recta de manera repetitiva.

No hay pruebas concluyentes que demuestren exactamente por qué los perros desarrollan ansiedad de separación. Sin embargo, los que han sido educados con mucho apego por parte de sus propietarios son más propensos a sufrirla. Cambios bruscos en su vida o en su rutina: cambios de residencia, en la composición del hogar (nuevos miembros) o la pérdida de una persona o un grupo de personas importantes para él pueden desencadenar este trastorno.

Para el diagnóstico, una vez descartadas otras causas, puede ser muy útil la grabación del animal cuando se encuentra solo en casa, y constatar que cumple el patrón de conducta característico para confirmar que sufre esta alteración del comportamiento.

En el tratamiento de un perro con este problema, el objetivo es resolver su ansiedad subyacente enseñándole a disfrutar, o al menos tolerar, que lo dejen solo. Es fundamental la colaboración con un veterinario especialista en etología o un educador canino que nos indique las pautas a seguir. Es frecuente la combinación de fármacos y trabajo de adiestramiento dirigido a la modificación de conducta donde el objetivo es romper esa dependencia que el perro sufre respecto a nosotros.

Nos marcarán unas pautas a seguir en cuanto a nuestro comportamiento hacia el perro, como no hacerle caso al salir ni al llegar a casa, cambiar las rutinas a la hora de irnos, hacer “falsas salidas” de la casa para despistarlo o dirigirnos a él solo cuando esté tranquilo y muestre una actitud no dependiente, es decir, no exija nuestra atención. Lo ignoraremos cuando demuestre dependencia hacia nosotros.

Nos enseñarán a elegir los momentos para jugar con el perro, hablarle, darle de comer, es decir, cuándo  y cómo interaccionar con él con el fin de superar esta ansiedad que le supone nuestra ausencia.

Jugar con él o que realice ejercicio antes de quedarse solo puede ser de ayuda, así como dejar a su alcance juguetes con los que se entretenga cuando salgamos de casa.

Siempre y cuando la modificación de conducta se realice correctamente, es un problema que se puede corregir. Debemos tratar la ansiedad por separación siempre con firmeza, constancia, paciencia, y con ayuda de profesionales, que nos orientarán en los pasos a seguir hacia una solución a este trastorno.

 

 

 

 

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *