Alergias en perros

Al igual que las personas, nuestros perros pueden sufrir alergias cuando su sistema inmune comienza a reconocer ciertas sustancias, llamadas alérgenos, como peligrosas. A pesar de que estos alérgenos son comunes en la mayoría de los entornos, e inofensivos para gran parte de los animales, un perro con alergia tendrá una reacción extrema a ellos. Los alérgenos pueden ser problemáticos cuando se inhalan, se ingieren o se ponen en contacto con la piel de un perro que sea sensible a ellos.
¿Cuáles son los síntomas generales de las alergias en los perros?
• Picor en la piel, enrojecimiento, aparición de zonas húmedas o costras
• Aumento del rascado
• Ojos llorosos y con picor
• Prurito y lesiones en la piel en la base de la cola, más comúnmente en la alergia a las pulgas
• Otitis o picor de oídos
• Estornudos
• Vómitos
• Diarreas o problemas digestivos
• Lamido constante
• Los perros alérgicos también pueden sufrir de infecciones de la piel bacterianas o de levadura secundarias, que causarán lesiones en la misma.
¿Qué perros están en riesgo de sufrir alergias?
Cualquier perro mestizo o de raza puede desarrollar alergias en cualquier momento de su vida, pero las reacciones alérgicas parecen ser especialmente comunes en Terriers, Setters, y las razas braquicéfalas como Carlinos, Bulldogs, Boxers y Boston terriers.

dog-678020_640
¿Qué sustancias pueden resultar alérgicas a los perros?
Algunos alérgenos comunes son:
• Polen
• Esporas de moho u hongos
• El polvo y ácaros del polvo doméstico
• Caspa
• Plumas
• Algunas plantas silvestres
• Humo de cigarro
• Ciertas proteínas presentes en su dieta o en el alimento comercial.
• Medicamentos
• Las pulgas y productos para el control de pulgas
• Perfumes
• Productos de limpieza
• Telas
• Champú
• Caucho y materias plásticas

¿Pueden los perros ser alérgicos a los alimentos?Sí, pero a menudo se requiere un trabajo detectivesco para averiguar qué sustancia está causando la reacción alérgica. Los perros con alergia a los alimentos suelen presentan prurito en la piel, otitis o más raramente problemas gastrointestinales como diarrea y vómitos. Una dieta de eliminación se utilizará para determinar qué causa la alergia, así como pruebas accesorias si el veterinario así lo considera, y se instaurará un tratamiento dietético apoyado por medicamentos o no, según el caso.

¿Qué debo hacer si sospecho que mi perro tiene alergia?
En primer lugar, visitar al veterinario. Él determinará la fuente de la reacción alérgica del perro mediante las pruebas diagnósticas o dietéticas necesarias.
En ocasiones es necesario recurrir a un dermatólogo veterinario, para realizar pruebas intradérmicas similares a las realizadas para humanos, en busca de un diagnóstico definitivo.
¿Cuál es su tratamiento?
La mejor manera de tratar las alergias es eliminar los alérgenos ofensivos una vez identificados.
La prevención es el mejor tratamiento para las alergias causadas por las pulgas. Iniciar un programa de control de pulgas para todas nuestras mascotas antes de que comience la temporada.
Si el polvo es el problema, extremaremos la limpieza del entorno del perro, cambiaremos su cama como mínimo una vez por semana, y procuraremos que ésta sea de un material que no atrape polvo.
Los baños, siempre prescritos por nuestro veterinario, pueden ayudar a aliviar el picor y eliminar los alérgenos ambientales de la piel de nuestro perro.
En el caso de alergia a los alimentos, deberemos alimentar a nuestra mascota con una dieta monoproteica, basada en una fuente de proteína que no le cause reacción o bien con una dieta a base de proteína hidrolizada.
Los alimentos ricos en omega 3, por el efecto antiinflamatorio natural de estos ácidos grasos esenciales, ayudan a minimizar la hipersensibilidad y la inflamación típicas en los procesos alérgicos. Por ello las dietas de prescripción veterinaria utilizadas para las alergias suelen contener niveles elevados de ácidos grasos omega 3.
La medicación más utilizada en casos de alergias suelen ser antihistamínicos o corticoides, pero debido a sus posibles efectos secundarios adversos, han de ser siempre prescritos y supervisados por nuestro veterinario en función de la causa y la sintomatología clínica.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *