Adiestramiento de trabajo y defensa con perros, IPO

El Schutzhund (en alemán “perro de protección”) o IPO, anteriormente denominado también RCI, es un deporte canino nacido en Alemania en el año 1900 y pensado como una prueba de idoneidad para la aptitud de trabajo y defensa del Pastor Alemán. El objetivo era poner de manifiesto si el perro muestra los rasgos y características adecuadas en cuanto a obediencia, rastro y defensa requeridos.
Al crecer su popularidad se ha ido extendiendo a otras razas, pudiendo participar todas aquellas que requieran prueba de trabajo deportivo según la FCI. En los últimos años, el Pastor Belga Malinois se ha convertido en una raza muy popular a la hora de practicar este deporte.

Es una disciplina deportiva que se practica al aire libre y demanda un esfuerzo tanto físico como mental para el perro.

En su origen, su propósito inicial era determinar qué perros podrían ser utilizados para la cría y poseían una verdadera capacidad de trabajo. La creciente demanda de perros con estas características hizo que se organizasen pruebas y formación necesaria al respecto. En principio eran perros de trabajo para la policía, patrulla fronteriza, aduanas, los militares o protección profesional. A medida que estas pruebas se desarrollaron más personas participaron, solo por el puro placer disfrutar de este deporte y vínculo con su perro.

El IPO pone a prueba tres áreas específicas de formación y comportamiento de un perro.

1. El rastro, requiere que el perro rastree pistas sobre terreno mixto, con cambios de dirección y mostrarlas con precisión absoluta. De esta manera se evalúa la capacidad de concentración y habilidad para el rastreo del perro. La dificultad va aumentando según el nivel (grados I, II y III) en distancia, trazado y tiempo entre el mismo y la realización de la prueba, y cambios de dirección.

2. Obediencia. El perro debe cumplir con agilidad y entusiasmo una serie de órdenes que le da su guía. El IPO otorga a esta fase su propio estilo. Ha de caminar, por ejemplo, siempre al lado izquierdo de su guía mirando hacia él. También se practica el sentado, tumbado y quieto, e incluso algunos ejercicios a trabajar bajo el ruido de un arma de fuego. También se trabaja el cobrar pesas de diversos pesos sobre una superficie plana y el subir una empalizada. Otro de los ejercicios requeridos consiste en que el perro corra hacia su guía en línea recta a una orden y se tumbe a una segunda orden.
Para finalizar, y lejos de su guía, el perro permanecerá en posición de tumbado sin caer en distracciones mientras otro perro realiza los ejercicios de obediencia.

dog-862563_640

3. Defensa. Es absolutamente imprescindible un total control del guía sobre el perro. El control del perro por parte del guía es absolutamente necesario. El perro ha de buscar en una serie de escondites (revires) una persona oculta (figurante), y señalarlo y vigilarlo mientras el guía se aproxima. Si el figurante intenta escapar o atacar al guía, el perro debe perseguirlo y retenerlo por el brazo, hasta que su guía le dé la orden de soltarlo, lo cual ha de hacer inmediatamente.

Cuando un perro completa con éxito la primera prueba, se le adjudica el grado de IPO I, e irá progresando paulatinamente hasta el IPO III, siempre juzgado en pruebas oficiales por un juez cualificado.

Si quieres conocer más sobre este deporte canino, puedes consultarlo en este enlace a la WEB de la RSCE.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *