7 síntomas para identificar la otitis en los perros

Las otitis o infecciones del oído son afecciones bastante frecuentes. Habitualmente están causadas por bacterias o levaduras, aunque los ácaros, el pelo excesivo, la humedad o los cuerpos extraños, pueden ser también los causantes. El canal del oído en los perros es principalmente vertical, a diferencia de un canal del oído humano que es horizontal, y debido a ello es fácil que los desechos y la humedad sean retenidos en el canal auditivo.
Los 7 síntomas
Los siguientes síntomas nos pueden indicar que nuestro perro necesita que el veterinario revise sus oídos:
1. Rascado o frotamiento de las orejas
2. Secreción oscura o sanguinolenta
3. Mal olor en el oído
4. Hinchazón
5. Costras en el oído externo
6. Pérdida de pelo alrededor de la oreja
7. Agitación o inclinación de la cabeza
Los perros con alergias o de orejas caídas pueden estar más predispuestos a desarrollar infecciones del oído. También aquellos que tienen un crecimiento excesivo de pelo en el canal auditivo pueden ser más susceptibles a dichas infecciones.
Cómo diagnosticar la otitis
El veterinario examinará el canal auditivo y el tímpano detenidamente, para lo cual puede ser necesaria una sedación del animal, especialmente si sufre mucho dolor. En algunos casos, pruebas diagnósticas adicionales como cultivos pueden ser necesarias.
Cómo tratar la otitis
De nuevo, el veterinario es la persona indicada para prescribir un tratamiento que, de forma común y tras una limpieza en profundidad, puede ser aplicado en casa, de manera tópica u oral.
No debemos tratar nunca una otitis sin haber identificado el agente causal, ya que algunos tratamientos pueden provocar un empeoramiento del cuadro si erramos con la etiología es diferente. Por ejemplo, si tenemos un perro aficionado a nadar con otitis por levaduras, provocada por exceso de humedad en el interior del conducto auditivo, y le administramos un preparado con antibióticos, las levaduras proliferarán aún más y agravaremos el proceso. Lo correcto es acudir siempre al veterinario para identificar la causa antes de tratar al perro.

dog-ear-560122_640

Cómo se pueden prevenir las infecciones del oído
Chequearemos los oídos de nuestro perro de manera habitual para comprobar que no hay cuerpos extraños, olores o secreciones anormales. Si el oído externo del perro parece sucio lo limpiaremos con un producto específico. Después de los baños, nos aseguraremos de secar los oídos del perro a fondo.
Si tiene pelo excesivo en el conducto auditivo externo hay que recortarlo. Un peluquero canino puede hacerlo, o podemos pedirle que nos muestre la técnica adecuada para hacerlo nosotros.
No debemos olvidar que si nuestro perro está mostrando alguno de los síntomas descritos anteriormente debe ser visto por un veterinario tan pronto como sea posible. Las infecciones del oído pueden ser muy dolorosas y si no se tratan pueden agravarse y hacerse crónicas, representando entonces un problema de mayor envergadura.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *