El Perro Crestado Chino. 4 cosas que debes saber

Se trata sin duda de una de las razas caninas de aspecto más singular y original del mundo, un perro que no deja indiferente a nadie. A pesar de que nos pueda parecer muy “exótico” o minoritario, lo cierto es que el Perro Crestado Chino es cada vez más popular, un éxito que se debe no solo a su particular físico sino al que también ha contribuido su encantador carácter: afectuoso, vivaz, ágil, inteligente y juguetón. Os lo contamos todo sobre él.

1. ¿Es realmente chino?
No se sabe con total certeza el origen exacto de la raza, y a pesar de su nombre no está claro que sea China su lugar de origen. Algunos estudiosos creen que se originó en Filipinas y desde aquí llegó a la corte de los emperadores chinos; mientras que otros cinófilos sostienen que el enigma de su origen estaría en la similitud con otras razas “desnudas” que se dan desde antiguo en México, Asia o África. Las razas más conocidas cuya característica principal es la ausencia de pelaje parecen proceder de América Latina como por ejemplo el Xoloitzcuintle mexicano y el Perro sin Pelo de Perú.

El Chinese Crested Dog, su nombre en inglés, está reconocido por la FCI bajo el patronato de Gran Bretaña, ya que fueron los criadores y aficionados de este país los que contribuyeron a la recuperación de la raza, a su cría homogénea y a fijar el tipo.

2. Sin pelo y con él: Hairless y Powder Puff
La principal característica de la variedad Hairless (sin pelo) es la ausencia de pelaje en el cuerpo (en algunos ejemplares puede darse un ligerísimo vello en el cuerpo) a excepción de su suave y hermosa cresta en la cabeza y cuello, los sedosos flecos o “calcetines” que cubren la parte inferior de sus patas y el final de su cola, llamado “pluma”. Pueden tener cualquier color o combinación de colores.

Su piel es suave, a veces ligeramente granulada, y bastante caliente al tacto, así el perro compensa la carencia de pelo que le proteja del frío. Al igual que en otras razas de perros desnudos, esta singularidad era muy apreciada por sus aristocráticos propietarios, que los colocaban en sus camas para que se las calentaran. Su temperatura corporal normal es idéntica al resto de los perros, en torno a los 38-39ºC.

El Perro Crestado Chino también existe en la variedad llamada “Powder Puff” (Borla de Polvera), en la que el perro tiene un pelaje abundante y largo, muy hermoso, como un sedoso velo.

El Perro Crestado Chino. 4 cosas que debes saber

3. Un perro de tamaño pequeño pero no frágil.
El Perro Crestado Chino tiene una altura a la cruz de unos 28 a 33 centímetros en los machos y de 23 a 30 en las hembras. No existe un peso fijado en su estándar, pero dependiendo del ejemplar puede llegar hasta los 4,5 o 5 kg. Es un perro de tamaño pequeño y de aspecto ligero, grácil y refinado. Sin embargo, con los cuidados correctos en lo referente a su piel, (cuidado al cogerle que no le arañemos sin querer), no se trata de una raza delicada.

Debido a su singularidad, son perros más bien frioleros, en casa les gusta estar calentitos y arropados, pero disfrutan muchísimo paseando y practicando deporte como el agility, en el que sobresalen. Llevándoles bien protegidos con un abrigo no habrá ningún problema.

Son súper familiares, muy alegres y afectuosos, y aprenden con inusitada rapidez. En general tienen un carácter muy fácil y nada conflictivo, aunque hay que respetar sus ratitos de “independencia”. No conviene sobreprotegerles, es mejor para ellos llevar a cabo un buen proceso de socialización con otros perros y personas para evitar que se tornen tímidos o desconfiados.

4. Cuidados de la piel en la variedad sin pelo.
Cuidados específicos: es conveniente saber que no todos los Perros Crestados Chinos tienen exactamente el mismo tipo o calidad de piel: algunos la tienen más seca, otros más grasa (con impurezas o puntitos negros) y otros el tipo ideal que es suave y fina.

En general se recomienda un baño cada dos semanas aproximadamente (siempre dependiendo de su tipo de vida y de si existe alguna prescripción veterinaria al respecto, como algún tipo de trastorno cutáneo o infección en la piel) con un champú específico (hidratante, antiséptico, etc..) según el estado de la piel, y si esta está sana aprovechar el momento del baño para ejercer un ligero masaje exfoliante para liberarla de impurezas.

Si tenemos dudas sobre el correcto cuidado de su piel es conveniente consultar con un criador de la raza o con un profesional de la peluquería canina, que nos darán unas sencillas pautas para mantenerle en perfectas condiciones.

La exposición al sol: a los Perros Crestados Chinos les gusta mucho tomar el sol, y es beneficioso para ellos que lo hagan un ratito cada día, en las horas de menor rigor, lógicamente.

Dependiendo del color de la piel se deberá ser más cuidadoso con el tiempo y la intensidad de la exposición solar de nuestro Perro Crestado Chino: por lo general, los perros cuyo color de piel es más oscuro (negro, gris, marrón) pueden tomar más tiempo el sol sin problemas que los perros de piel más clarita (rosada o blanca) que deberán ser protegidos con un protector solar, que luego se retirará para dejar su piel bien limpia, y sí ¡los Crestados Chinos se broncean!

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *