3 motivos por los cuales los gatos amasan

Algunos comportamientos de los gatos son realmente curiosos y llamativos, y uno de los más peculiares es el acto de amasar, también llamado “making biscuits” (“hacer galletas” o “haciendo galletas”). Se trata de un movimiento que realizan con sus dos patas (manos) delanteras empujando, retrayendo y moviendo rítmicamente, como si dieran un masaje o amasaran algo. A menudo este acto va acompañado de ronroneo. Pero, ¿por qué los gatos amasan?

1. Por afecto: amasar es un signo de felicidad y confianza

Amasar es un instinto natural, aunque no todos los gatos adultos lo hacen, mientras que en otros esta conducta social es particularmente intensa y frecuente.

Aunque no se sabe todavía con certeza a qué obedece esta particularidad felina, los expertos indican que los gatos “amasan” a sus propietarios como una muestra de afecto y confianza en ellos. Esta demostración es muy importante para reforzar el vínculo y llamar tu atención, ya que significa que tu gato está tranquilo y feliz contigo, puesto que solo lo hacen con los seres humanos por los que sienten afecto y unión. Puede relajarse tanto mientras amasa que es muy frecuente que ronronee e incluso babee.

Un estudio realizado por investigadores del Departamento de Animales y Psicología de la de la Universidad Estatal de Oregón, demostró que los gatos son más afectuosos con los humanos de lo que se suele creer. Según los autores, «sigue siendo una creencia común que los gatos no son especialmente sociables». Para ellos, esta creencia nace por la «falta de conocimiento de los estímulos que prefieren los gatos».

La única precaución a adoptar es mantener sus uñas cortadas y limadas, ya que nuestros amigos felinos pueden realizan este acto con las uñas retraídas o estirar sus garras cuando empujan retrayéndolas hacia atrás.

2. Amasan para marcar su territorio

Otra de la teorías que apuntan los entendidos en comportamiento felino explica que, con las  glándulas odoríferas que poseen en las almohadillas de sus patas amasan para marcar su territorio, dejando su olor impregnado por la casa, por los muebles, sus cojines o colchas favoritos, para que sea detectado por otros gatos u animales, advirtiendo mediante el olor que ese lugar que han amasado “es de su propiedad”, y que en él se sienten cómodos.

3. Como un recuerdo atávico de su infancia

Muchos estudiosos coinciden en señalar que el motivo de este proceder podría residir en el instinto de sus primeras semanas de vida. Concretamente en su etapa de lactancia. Los gatitos “amasan” las mamas de su madre para estimular la salida de la leche, y en la evocación de este recuerdo, tan placentero para ellos, puede estar el origen de la repetición de esta conducta, ya de adultos, como un mecanismo de tranquilidad y comodidad emocional. Aunque es cierto que también en los gatos adultos que han sido criados artificialmente (a biberón), se da este comportamiento.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu gato.

Suscríbete a nuestro blog

0

Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *